Pendientes de raso.

Tenía hechas un montón de rositas de cinta de raso, en un montón de colores, las he montado en pendientes de presión (de acero quirúrgico) y han quedado muy chulos.